Generic selectors
Coincidencias exactas
Buscar en el título
Buscar en contenido
Post Type Selectors

Salud ósea en el tratamiento del cáncer de próstata

El cáncer de próstata es originado cuando las células de la próstata comienzan a crecer fuera de control. La próstata es una glándula que sólo tienen los hombres y es la encargada de producir parte del líquido que conforma el semen. Algunos cánceres de próstata crecen y se propagan rápidamente, pero la mayoría crece lentamente. De hecho, los estudios realizados en algunas autopsias muestran que algunos hombres de edad avanzada, que murieron por otras causas, también tenían cáncer de próstata que nunca les fue diagnosticado.

El cáncer de próstata es la segunda causa principal de muerte por cáncer en hombres en los Estados Unidos. Sin embargo, la mayoría de los hombres mayores de 65 años con este padecimiento no mueren a causa del tumor, la tasa de supervivencia a cinco años con un cáncer localizado es del 100 por ciento y cuando se presenta la metástasis, del 31 por ciento. La metástasis del cáncer prostático con mayor frecuencia se presenta en los huesos y los ganglios linfáticos.

Factores como el envejecimiento, la desnutrición, los tratamientos antitumorales, así como el riesgo de metástasis son causas de deterioro en los huesos de los pacientes con cáncer de próstata. En los pacientes con cáncer de próstata avanzado la terapia de deprivación de andrógenos (ADT) es el tratamiento de primera elección de los médicos especialistas (alrededor del 70% de los pacientes es tratado con esta terapia), ya que, con la disminución de las hormonas sexuales masculinas es posible retardar el crecimiento del tumor. Sin embargo, esta terapia administrada por más de un año puede tener efectos secundarios, uno de ellos es que puede provocar una pérdida ósea significativa y un mayor riesgo de fractura, lo que aumenta la mortalidad y la discapacidad de la persona.

Los hombres que reciben tratamiento ADT tienen 4 veces más probabilidades de desarrollar perdida de la densidad mineral ósea. Investigadores afirman que el 19.4% de los sometidos al tratamiento hormonal tuvieron una fractura en comparación con el 12 % que no recibió ese tratamiento. Sin embargo, no es conveniente dejar de lado la terapia, ya que se estima que el 90% de los pacientes con cáncer de próstata avanzado desarrollarán metástasis en hueso, es decir, que el cáncer se extiende hacia los huesos. También en algunas ocasiones es necesario adicionar al tratamiento contra el cáncer los glucocorticoides, estos son fármacos de apoyo a la quimioterapia que desafortunadamente conllevan a largo plazo al desarrollo de osteoporosis.

¿Existe una forma de cuidar mis huesos mientras recibo tratamiento para cáncer de próstata?

La respuesta es Sí, en general hay recomendaciones que ayudan a preservar los huesos en mejor condición. Lo primero es tener comunicación con su médico tratante, ya que una estrategia puede ser realizar el tratamiento hormonal de manera intermitente para reducir los efectos adversos de la ADT. De esta manera, el médico podrá evaluar el uso de fármacos que promueven el incremento de mineralización ósea como bisfosfonatos y el anticuerpo anti-RANKL denosumab.

La Fundación Nacional de Osteoporosis de Estados Unidos recomienda que los pacientes tengan una ingesta adecuada de calcio y vitamina D. En las guías de la Sociedad Europea de Urología se recomienda realizar estudio de la densidad mineral ósea con DXA en los pacientes tratados con terapia hormonal para detectar de manera temprana cualquier deterioro óseo y administrar tratamiento a tiempo.

Para conservar por más tiempo la densidad ósea, se recomiendan cambios en el estilo de vida como la realización de ejercicio físico moderado, evitar fumar y reducir el consumo de alcohol.

¿Cómo puedo saber si el cáncer de próstata avanzó hacia los huesos?

Las células tumorales cuando se extienden a los huesos interfieren en el equilibrio de los osteoblastos y los osteoclastos, lo que ocasiona que haya demasiada formación o desintegración óseas acelerada y este proceso se traduce en mayor propensión a las fracturas, aunque el primer síntoma de este proceso puede ser dolor constante o intermitente que principalmente se siente por las noches y suele aliviarse con el movimiento, es importante que ante cualquier síntoma acudas al especialista.

Información validada por el Dr. Sergio Durán Barragán, médico reumatólogo en la Clínica de Investigación en Reumatología y Obesidad, S.C.

Referencias bibliográficas:

Johnson ED, Butler K, Gupta S. Bone Health in Patients With Prostate Cancer: An Evidence-Based Algorithm. Fed Pract. 2021 Aug;38(Suppl 3):S20-S26. doi: 10.12788/fp.0155. PMID: 34733092; PMCID: PMC8560120.

Walz S, Maas M, Stenzl A, Todenhöfer T.   Bone Health Issues in Patients with Prostate Cancer: An Evidence-Based Review.   World J Mens Health. 2020 Apr;38(2):151-163.   https://doi.org/10.5534/wjmh.190044

Morote J., Planas J.. Pérdida de masa ósea en pacientes con cáncer de próstata sometidos a deprivación androgénicaLoss of bone mass in patients with prostate cancer subjected to androgenic deprivation. Actas Urol Esp  [Internet]. 2011  Abr [citado  2022  Jun  28] ;  35( 4 ): 232-239.

https://www.cancer.org/es/tratamiento/como-comprender-su-diagnostico/cancer-avanzado/tratamiento-de-la-metastasis-en-los-huesos.html

Comparte:

Facebook
Twitter
Pinterest

Te puede interesar

¿Por qué pueden dolerme los huesos?

Como otras partes del cuerpo, los huesos pueden sufrir lesiones (fracturas, traumatismos) o bien pueden ser víctimas de enfermedades. Entre las enfermedades más conocidas se encuentran: Deterioro de los huesos durante la osteoporosis Osteoporosis. Esta enfermedad consiste en una pérdida crónica de calcio en los

Conoce más >>